Situación: Sevilla, España.
Arquitecto: Pablo Baruc
Colaboradores: Ana Benítez Morales
Cliente: Privado
Año de ejecución: 2015-2016
Fotografía: Fernando Alda

Proyecto de Rehabilitación e interiorismo de Vivienda en esquina localizado en centro histórico de Sevilla. Se interviene en un edificio del que sólo constan planos de una antigua reforma del año 1958, partiendo con el importante condicionante de un bajo presupuesto para su ejecución. El edificio responde a una parcela irregular propia de la zona, con mucha fachada, casi 20 metros, pero con muy poca profundidad de parcela, algo menos de 5 metros.

Independientemente de las particularidades de los condicionantes del edificio, el objetivo principal del cliente es crear una vivienda moderna y funcional. Se propuso un reconocimiento de los elementos fundamentales de la misma sin condicionar las comodidades una vivienda contemporánea; el concepto principal de la propuesta es integrar con recursos creativos y el menor coste posible un uso contemporáneo en una vivienda tradicional, manteniendo y destacando los valores patrimoniales fundamentales del edificio.

Una nueva estructura metálica consolida la planta primera, trabajando de manera independiente de la estructura original de muros de carga de ladrillo. El mortero de cal como material propio de estas edificaciones, y apropiado para que los muros transpiren.

El pequeño tamaño de la vivienda y la transparencia de la escalera permite reconocer fácilmente todos los muros de carga perimetrales de ladrillo. Otro recurso para reducir costes y hacer más eficiente su ejecución es la utilización de pocos materiales. Todo el suelo de planta baja se resuelve con hormigón pulido como base para los distintos usos integrados en el mismo, entrada, garaje, dormitorios y baños. En planta primera se colocó un suelo de tablilla de pequeñas dimensiones de madera maciza de roble natural en espiga. Parte del mobiliario y escaleras fueron diseñados con los mismos materiales como la madera.